Nuestra Historia

Desde 1934

Corría el año 1934 cuando nuestros bisabuelos, Julià Prat (originario de Bor) y su mujer Leonor Deulofeu (de Riu de Cerdanya), construyeron y fundaron la Fonda Prat en la misma casa donde hoy se encuentra, conocida como “Cal Pau de Bor”.
Durante muchos años, a la Fonda se entraba por el antiguo comedor al otro lado de la casa, en la Avinguda Pirineus. Cuando nuestros abuelos Enric Prat i María Ravetllat (nativa de Queixans) se hicieron cargo del negocio, además de alquilar habitaciones, la Fonda Prat era conocida por la excelente comida casera que preparaba nuestra abuela María, “la Padrina”.

Hasta hoy

Enric y María tuvieron dos hijas, Pepita y Rosa. Nuestra tía Pepita Prat, continuó con el negocio familiar y se casó con nuestro tío Juli, que era músico y muy conocido por trabajar en una de las farmacias del pueblo.
En los años 90, después del fallecimiento de nuestros abuelos, Pepita trasladó la entrada a la Avinguda Cerdanya y regentó la Fonda Prat hasta su jubilación hace unos años.
En 2018, Carla y Xavi (sobrino mayor de Pepita) deciden reabrir la Fonda Prat con mucha ilusión y continuar así con el negocio familiar que iniciaron Julià i Leonor.